También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 7 de marzo de 2016

Juan Paz: El arte como fusil

"Los machos"

Entrevistamos en exclusiva al joven artista patagónico Juaz Paz. Su trabajo ilustrativo demuestra su compromiso con la realidad social. Sus comienzos, sus metas, influencias y más. 



Por Camila Reveco
Periodista cultural con especialidad en artes plásticas

camilareveco.mza@gmail.com
Argentina 




Es dibujante e ilustrador. Juan Paz (1991) nació en Cutral Có, una localidad que está a poco más de 100 km. de la capital de Neuquén, en la Patagonia Argentina y hace un tiempo, decidió radicarse en Buenos Aires: “Llegué a probar suerte, como muchos llegan acá. Mi idea era estudiar algo relacionado a las Ciencias Sociales pero me terminó tirando más el arte, así que me mande a hacer algunos talleres de ilustración. Y claro… mientras tanto laburando para garpar el alquiler y esas cosas”, cuenta. 

Los dibujos de este joven artista se caracterizan por ser una mezcla de humor y sátira. Sabe dar vuelo a su imaginación empapado por temas políticos y sociales, esos que son titulares de diarios, se anuncian por televisión, de los que la gente habla en las calles y bares. Juan siempre busca en definitiva un anclaje con la actualidad y expresar sin rodeos lo que piensa: “Yo sólo estoy usando la herramienta que me brinda este arte para poder compartir mis ideas y eso es militar por lo que uno piensa. Mi trabajo es de militancia porque a través del arte muestro lo que soy; y es militancia política…sí, porque toda militancia es política”, señala. 

¿Cuándo empezaste a dibujar?, le preguntamos: “Arranqué de cero, como cualquier niño que agarra un lápiz a los cuatro años. El tema es que yo continué haciéndolo a punto tal que comencé a hacerlo bastante bien… y le seguí metiendo y metiendo a medida que pasaban los años. Ya después de tanta práctica… para los diez años digamos… tenía mucha facilidad para dibujar en relación con los demás chicos de mi edad, lo mismo en la adolescencia”, explica el creador neuquino, que se inspira en el trabajo de artistas como Emilio Utrera, Joan Cornella y el genial Quino. 

Destacando el valor de la ilustración y con el propósito de explorar en la obra de jóvenes latinoamericanos que le ponen dedicación, compromiso y corazón a lo suyo, te mostramos la obra de Juan Paz, un dibujante explícito y con intenciones renovadoras que nos habla, desde su aguda mirada, de la cruel y compleja sociedad de la que somos parte.

-¿Qué papel crees que desempeña la ilustración al momento de comunicar?

-La ilustración, como cualquier tipo de arte, puede visibilizar temas que están invisibilidades por los medios hegemónicos de comunicación. Yo utilizo la ilustración como herramienta, otros la música, otros la poesía. Pero creo que el fin del arte es denunciar las injusticias silenciadas sensibilizando al público de otra manera. En mi caso intentando sintetizar ideas inspiradas en estos hechos que no se cuentan para que puedan ser comprendidas por la mayor cantidad de personas posibles, sea de la clase social que sea. O al menos eso intento.

-También haces una crítica a la sociedad; mostrás su lado hipócrita, snob, su falta de postura crítica… 

-"La crítica a la sociedad frívola siempre está. El egoísmo, la superficialidad, el consumismo es el modo de andar que la cultura hegemónica impone y como idealista que me siento, y militante que soy, creo que debo criticar ese “andar por la vida” sin preguntarse nada porque esa manera de manejarse es la que legitima las políticas de exclusión que generan desigualdad, pobreza y concentración de dinero en pocas manos". 



- ¿Qué artistas te han marcado, más nada en tu etapa formativa? 

-Hay una historieta muy buena llamada “Barras”, del ilustrador bonaerense Emilio Utrera. Esa historieta me “flasheó” la cabeza. Quino (Mendoza, 1932) también es un gran ilustrador que toca temáticas que me interesan. Me gusta el contenido y la resolución en el papel. Ah! y Joan Cornella (Barcelona, 1981) me influencia también con su morbo/sarcasmo/sátira/”bizarrés” y absurdo que con unas pocas viñetas te patea la mente.

- Hay dibujantes excelentes que por distintas razones no tienen el reconocimiento que se merecen ¿a qué factores crees que se le atribuye esto del “éxito”?

-"Me parece que muchos artistas son invisibilizados porque su arte no responde a la lógica del mercado y no producen obras pensando en vender. Quieren, por el contrario, utilizar su arte como fusil y denunciar esta cultura frívola impuesta. Por suerte están las redes sociales y se puede llegar a muchos difundiendo el trabajo que se hace". 



-¿Podría decirse que tenés una mirada militante o política?

-Sí, podría decirse que sí… Esa mirada queda plasmada en la hoja muestra mi ideología y funciona como motor porque genera el contenido de mis obras. El hecho de ilustrar sólo temas políticos y sociales que sean coyunturales y propios de nuestra sociedad contemporánea es básicamente militar por ideas. Yo sólo estoy usando la herramienta que me brinda este arte para poder compartir mis ideas y eso es militar por lo que uno piensa. Mi trabajo es de militancia porque a través del arte muestro lo que soy; y es militancia política… porque toda militancia es política. Lo importante es que la ideología, que puede muchas veces estar de forma implícita, siempre puede captarse.





-¿Hay una camada de nuestros ilustradores argentinos? ¿Formás parte de algún grupo o escuela? 

-Hay una camada -o varias- en el país. Y son distintos los contenidos que manejan, pero de que las hay, las hay. Hay además gente talentosa. Yo no formo parte por ahora de un grupo o escuela, aunque quizás en algún momento podría suceder.



-¿Qué impresión te causa el circuito artístico de Buenos Aires ligado a ferias tipo Arte BA? 


-Lo veo frívolo. Si bien hay gente que produce buen material ahí, lo que prima es una suerte de arte elitista y con producciones dirigidas a un receptor “hipster”. No veo trabajos que “rompan” o “pinchen” verdaderamente a alguien o a algo. No se crítica al orden establecido, no se denuncia. Me hace ruido, pero luego no me hace ruido… porque si hay grandes marcas tratando de venderte “gilada” ahí dentro, entonces te salta la ficha de cuales son los intereses que defienden esos artistas. 

"Ese es el “arte” que obedece a la lógica del mercado y su interés está lejos de transgredir o molestar". 


- ¿Crees que hay espacios suficientes para que el artista que se dedica a la historieta, la narración gráfica o la ilustración exponga su trabajo y lo muestre en galerías o museos?


-No sé si hay suficientes, pero hay. Eso sí, la mayoría de los espacios que hay son forjados por los mismos colegas del “palo” que se preocupan por generar un circuito en el “under” para que los demás podamos mostrar lo que hacemos y quien vende fanzines o revistas, venda. Se encuentran cosas muy buenas ahí. No estoy al tanto de las posibilidades de exponer en un museo o galería, pero creo no haber visto historietas expuestas en esos espacios –al menos de autores contemporáneos y no muy conocidos-.



- Además de la promoción de tu obra a través de Facebook o Twitter ¿has publicado en revistas o medios?

-He salido hace unos años en un par de diarios independientes y alguna que otra revista como invitado alguna vez. Pero muy poco. El acceso no es complicado, hay muchas revistas independientes autogestivas que están abiertas a recibir el trabajo de colaboradores. Otra cosa es querer ingresar a medios conocidos o tradicionales. Eso ya es mas difícil, requiere tener algún tipo de trayectoria o reconocimiento y está el tema de la bajada de línea editorial que determina lo que se puede decir y de lo que no. 





- ¿Cuáles son las satisfacciones más grandes que te brinda el arte? 

-Las satisfacción más grande que me da es poder sensibilizar a alguien con lo que hago, “tocar el corazón” por así decirlo, ya sea con risas o “rosqueada” ideológica generada por una simple ilustración. Darme cuenta de que lo que hago puede funcionar como detonador de algún tema o discusión; y si eso pasa con gente que conozco y admiro mejor…. eso no tiene precio. 



- ¿Qué crees que te falta por mejorar? 

-Me falta “curtirme” en técnica, debería mandarme a hacer algún taller sobre anatomía, sombreado, uso de colores. Sé que puedo estar flojo ahí. Sé que hay cosas que no puedo ilustrar porque no sé cómo resolverlas. Ya lo haré… Por otro lado también sé que tengo que formarme más ideológicamente, en realidad uno se tiene que formar constantemente. Mientras más conceptos teóricos absorbes, más ideas se tienen a la hora de sintetizar algo en una hoja. 



- Sobre tu entorno familiar ¿hay artistas? ¿Incentivaron tu actividad? 

-Tengo mi hermano que también pinta y dibuja y trabaja con porcelanas y parsec. Después no hay nadie más. Solo nosotros dos. Él es un poco más chico que yo y arrancamos juntos a “flashear” con el arte cuando no sabíamos ni qué era hacer arte. Así que nos influenciamos mutuamente desde pequeños calculo… Igual sí, nos incentivaron a los dos. 


"El dibujo es barato, así que solo necesitábamos que nos compren hojas y lápices, y si no podían, nos dejaban rayar las paredes de la casa". 




-Por último, si tuvieras que pensar en una obra que siempre le haya causado profunda admiración ¿Cuál elegirías y por qué?

"Escondidos en el escondido" de Alejandro Abt 

-Se me viene a la mente la obra "Escondidos en el escondido" de Alejandro Abt. Si bien ha laburado mucho el tema de los asentamientos precarios en Tierra del Fuego, por la migración del norte al sur de gente en busca de un mejor pasar, en este trabajo se puede ver a niños sufriendo… Ya sea el clima, el hambre, la insalubridad en la que viven en su barrio "escondido" en Ushuaia. Yo vivía en Rio Grande, más al norte de la isla, y los asentamientos también están. Abt tiene esa precisión quirúrgica a la hora de pintar expresiones y situaciones crudas en atmósferas y paisajes “del limbo” que generan al menos un apretujo de sentimientos en el pecho. Refleja muy bien la realidad fueguina, de quienes más la sufren, que son los peores pagados y que hacen crecer a las dos ciudades de Tierra del Fuego. 

Sobre el artista:


Autorretrato 

Juan Paz es de la ciudad de Cutral Co, provincia del Neuquén, Patagonia Argentina y está radicado en Buenos Aires. Nació el 1 de julio de 1991. 

Estudios formales: “Secundario completo y algún que otro taller de dibujo y pintura”. 

Menciones/Reconocimientos: “Una vez gane un concurso de cuentos en la primaria, pero hice trampa”. 

Sus gustos:

Un libro: “La Voluntad” de Anguita y Caparros
Un grupo de música o un solista: Los Gardelitos
Un disco: “Gardeleando” de Los Gardelitos
Una canción: “Difícil de conseguir” de Pez
Una película: “7 cajas” de Juan Carlos Maneglia
Un hobby: Tocar la armónica 

Contacto:

Facebook: Disculpenlamolestia/
Twiter: @disculpenlamolestia





No hay comentarios:

Publicar un comentario