También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 14 de junio de 2017

Isabella Despujols: "Lo bello lo encuentro en los colores"


Nació en Barquisemeto, al occidente de Venezuela, un 20 de junio de 1994 y los colores del entorno donde creció determinaron un estilo vibrante y enérgico que plasma en su obra plástica. Allí hay potencia, saturación y brillo. Un estímulo total para la vista. 

Por Lic. Camila Reveco
camilareveco.mza@gmail.com
Argentina


Estudió en Estados Unidos pero ahora está radicada en Argentina; vive en Buenos Aires y estudia Arte pero también Filosofía. “Es que soy extremadamente curiosa”, dice la joven creadora Isabella Despujols, que ha sabido encontrarle una conexión intrínseca a la creación artística con la reflexión filosófica, que existe desde los antiguos griegos. Y es que, según ella, el arte no es más que la “materialización” del desarrollo del pensamiento humano. 

Vive lejos de su país natal y lejos de su familia, pero en Argentina está viviendo su propia aventura, de la que es dueña. Es que a ella le interesa, como indica, salir de su “zona de confort” y acepta con gusto los nuevos desafíos destacando la exigencia que la brinda la educación formal que recibe aquí. 



Isabella Despujols ha sabido desenvolverse con total naturalidad porque encontró su verdadera vocación; y eso la hace perseguir metas, sueños y convicciones. Ha cultivado desde niña intereses específicos y genuinos, motivada por una familia que supo formar y educar en ese sentido, y ahora quiere explorar al máximo las habilidades que tiene. 

Y esto que destaco en la venezolana hoy parece ser una excepción a la regla en un contexto en donde el desinterés y la apatía generalizada reina entre los más jóvenes. La gran intelectual Susan Sontag dijo en una oportunidad que en la década del `60 la pregunta acerca de los gustos estaba dividida entre "¿The Doors o Dostoievski?" (entre lo que se llamaba Cultura Popular o Alta Cultura) pero ahora, en la posmodernidad, la pregunta había cambiado: "¿Por qué va uno a querer otra cosa que no sea el entretenimiento masivo?". Por eso, en este momento, explorar el campo del arte y de la cultura pareciera ser opuesto a la vida pública (asociada a lo que puede ser compartido por todos) y está ligada sólo a grupos minoritarios. Estos lugares de significación se han convertido en ámbitos de verdadera “subversión” para los jóvenes, no sólo con cierta “sensibilidad”, sino también los que buscan diferenciarse de una masa acrítica que reduce su existencia a una cuestión de ingresos y egresos pero que no ofrece ningún tema, ningún interés, ninguna pasión…que en definitiva, no tiene una vocación. 

Para cerrar, y dejarlos con la nota, es a través de la pintura (su técnica predilecta) y a través de la representación de figuras femeninas -en donde reina el balance y la sensación de armonía- que Isabella, busca enaltecernos porque, según piensa: “Mientras más libertades tenga la mujer, mayor será su participación en campos profesionales que los hombres incursionan desde hace siglos”. Allí vamos.


- Háblame de tus inicios ¿cómo entras al mundo del arte? ¿Tu familia incentivó tu profesión?

-Sí, crecí en el seno de una familia con tendencias artísticas. Mi papá y mi mamá son arquitectos, y siempre estuve incentivada a hacer alguna práctica artística, sobre todo de dibujo y pintura.

-¿Qué impresión te causa Buenos Aires?

-A mi Buenos Aires me parece una ciudad demasiado rica en ofertas para formarse, sobre todo en el ámbito cultural. Estoy muy contenta porque las dos universidades en las que estudio me exigen mucho y hacen que salga de mi zona de confort y me sumerja a textos que amplían bastante mis niveles de conocimiento y cultura. Todo esto, posteriormente intento verterlo en mi arte pictórico, ya que son reflexiones que voy incorporando a medida que voy aprendiendo.






-¿Cómo ves el panorama artístico en Argentina? ¿Puedes compararlo con el venezolano?

-Ahora mi país no está atravesando su mejor momento ni político, ni económico ni social, y obviamente en lo artístico mucho menos, pero eso no quita que hayan artistas de muy alta categoría; lo que yo noto es que están regados por el mundo, diseminados en diferentes países. En Argentina, también la calidad artística es de primera, y eso me impele a dar siempre lo mejor de mí, a estar en constante aprendizaje y a irme desarrollando para intentar en algún momento alcanzar esa línea.

-¿Qué artistas contemporáneos venezolanos destacas?

-Los artistas de la corriente cinética son los que más me inspiran, sobre todo por sus teorías sobre el color. Me interesa mucho la capacidad de variedad que tiene el color al fusionarse o yuxtaponerse con otro, y la potencia que tienen para cambiar. Estas reflexiones las tengo muy presente al momento de trabajar en mi obra. Los dos principales exponentes de este movimiento en Venezuela son Jesús Soto y Carlos Cruz Diez.





- Tienes por un lado obras vinculadas a lo geométrico y trabajadas a través del bordado; pero aquí nos queremos centrar en tu serie de retratos femeninos ¿cómo surgen estos trabajos y qué es lo que quisiste explorar?

-Mis primeras obras fueron figurativas, precisamente la anatomía femenina. Estoy muy interesada en representar estos cuerpos por muchas razones; por un lado, las curvas me parecen que aluden al círculo, que es simbólicamente la figura perfecta. Por otro, reflexiono sobre el ideal de belleza desde el punto de vista estético, pero también esto implica aspectos más profundos del ser como la identidad, el ego, la autopercepción y la del entorno. 

-¿Y en cuanto a los colores?

-En cuanto a los colores y estampados que uso, los saturo para enfatizar las sensaciones que éste produce en nuestra mente, y apelo a las sensaciones que nos produce al contemplarlos.



-¿Por qué las protagonistas son mujeres? 

-Siempre he sentido una fascinación por la figura femenina. No me interesa retratar la belleza desde la vanidad, sino que busco que el retrato inmortalice la naturaleza que gira en torno a lo femenino. Es una imagen que condensa algunos aspectos que han estado vinculados a la figura de la mujer: la de representar las máximas virtudes humanas en la antigüedad, la asociación con la espiritualidad y la historia de conquistar libertades dentro de una sociedad patriarcal en Occidente. En suma, enaltecernos.


- Si bien manejas diversas técnicas ¿Cuál es tu relación con la pintura?

-A través del dibujo llegué a la pintura. Mantengo una relación con esta bastante intima ya que para mí es mi medio predilecto para expresarme, tiene un valor muy importante y siempre va ocupar un lugar privilegiado.

-Los patrones acerca de la belleza, a lo largo de la historia del arte, han ido cambiando. Pero siguen habiendo normas al momento de definirla ¿Cuáles son las tuyas? 



-Los patrones de belleza van cambiando, sin embargo hay elementos que lo mancomunan, como por ejemplo la tendencia hacia el equilibrio, el balance de colores y figuras, la sensación de armonía en la obra. Creo que cada artista trabaja su propio concepto de belleza. Para mi particularmente lo bello se encuentra en los colores y sus infinitas combinaciones. Considero que el color es fundamental para estimular la vista, y justamente por eso utilizo al negro para realzar el brillo y la saturación de los colores. Desde pequeña he crecido en una cultura donde el color es predominante y la ornamentación también; hay combinaciones de colores atrevidas que emulan el trópico.




-¿Por qué las mujeres que retratas tiene un sólo ojo?


-Para mi el ojo único (que incorporé después, en mis primeras obras pintaba dos ojos) tiene que ver con que, nosotros a pesar de tener dos ojos, vemos de una sola perspectiva algo determinado, es decir, no son necesarios o indispensables los ojos para hacer un juicio sobre algo. Es como un elemento simbólico que significa la subjetividad con la que cada uno toma un punto de vista.



-¿De qué forma influye en tu formación como artista haber empezado a estudiar Filosofía en la UBA?



-Primeramente escogí la carrera de filosofía porque soy extremadamente curiosa, me gusta mucho el tema de saber cómo el hombre fue desarrollando su pensamiento con respecto a su existencia y al medio. El arte es una materialización de esto, y para entender su complejidad y poder analizarla más en profundidad considero que la filosofía es una herramienta clave. Yo creo que son dos disciplinas que van de la mano, ya que al hacer arte se está representando una visión subjetiva del mundo.


-¿Cómo concibes a la mujer actual?

-Es una persona que goza de las conquistas que han logrado las mujeres en épocas pasadas; he visto a lo largo de la historia como se ha tenido que batallar para alcanzar una equidad con el hombre. Evidentemente no se ha llegado del todo, todavía continuamos en la lucha, pero si reconozco el hecho de que hoy en día (en Occidente) una mujer puede asistir a una Universidad, lograr independencia económica e incluso, decidir si quiere o no casarse y tener hijos. La figura de la mujer ha cambiado y hoy en día tiene más posibilidades de forjar su destino según su propia voluntad.



-¿Crees que existe un arte "femenino"? ¿Obras más "autobiográficas" quizás?

-Si sé que existen movimientos artísticos feministas y obras que quieren mostrar la psicología femenina, pero yo no creo que el arte deba diferenciarse por género. Es decir, la mirada y la sensibilidad con respecto a algo van a estar determinada por la visión que tenga la persona, va a depender de su forma de concebir la realidad. Por ende, las obras autobiográficas me parece que están pautadas por otros factores que van más allá del género.


-Son pocas las mujeres que se dedican profesionalmente a pintar en relación a la cantidad de hombres ¿por qué te parece que ocurre?

-Yo creo que esos porcentajes han ido cambiando. Antes no había casi pintoras porque su condición de “Mujer” no les permitía trabajar de ello, tenían que avocarse al hogar y no involucrarse en otra cosa. Solamente pocas pudieron gozar de la posibilidad de dedicarse a otra área que no fuera el hogar. Mientras más libertades tenga la mujer, mayor será su participación en campos profesionales que los hombres incursionan desde hace siglos.



-Si tuvieras que elegir una pintura que siempre te haya causado profunda admiración ¿cuál elegirías y por qué?

-No tengo una pintura predilecta, pero si tengo un conjunto de obras de las que voy tomando elementos que me inspiran. Por ejemplo, los retratos de Klimt son pinturas que admiro absolutamente, desde su estilo ornamentado, el uso de la hoja de oro, los motivos, la expresión de los rostros, su forma de dibujar la figura humana, hasta los movimientos que tienen sus cuerpos. También siento mucha admiración por el uso exagerado del color del fovismo, y por los textiles mesoamericanos precolombinos. 

Sobre la artista:


Nombre: Isabella Despujols
Fecha de nacimiento: 20 de Junio de 1994
Lugar de nacimiento: Nací en Barquisimeto, Venezuela. Vivo en Buenos Aires.
Estudios formales: Comencé mis estudios en Artes Plásticas en la Universidad Internacional de Arte y diseño de Miami, EEUU desde el 2012 hasta el 2014, para luego continuar mi educación más orientada a la historia del arte en la Universidad de Palermo en Buenos Aires, y paralelamente emprender la licenciatura en Filosofía en la UBA. 

Premios o reconocimientos: 

-Mención honorífica en pintura en el Salón “Juried Show” en curator’s Voice Art Projects Gallery, Miami, 2014.

-Finalista por la Categoría Chardonnay en el Concurso de Canvas Wine organizado por los hoteles Hyatt, en EEUU, 2014.

Los gustos de Isabella:


Un libro: “Ficciones” y “El libro de arena” de Jorge Luis Borges

Un grupo de música o solista: Gustavo Cerati

Un disco: “Thinking in textures” de Chet Faker

Una canción: “Entre dos aguas” de Paco de Lucia

Una película: The Intouchables

Una frase: “Y si insistes preguntándome ¿quién soy? mi respuesta será: estoy tratando de descubrirlo” de Jorge Luis Borges

Un hobby: Me encanta leer

Contacto: 
Facebook: isabella despujols




No hay comentarios:

Publicar un comentario