También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 17 de enero de 2017

Carlos Manuel Salazar Ramírez: “Nunca se ha pintado tanto, ni con tanta calidad”



El pintor costarricense se refiere en esta entrevista a sus inicios vinculados desde niño a su vocación inclaudible por las artes plásticas. Interpelador, reflexiona sobre el escenario del "arte contemporáneo". "Ya no son vanguardia", dice.
 Por Camila Reveco

Periodista cultural con especialidad en artes plásticas 
camilareveco.mza@gmail.com 
Argentina

El arte y la cultura de Costa Rica es muy rica y variada. La pintura, en particular, comenzó a manifestarse ampliamente en ese país a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Justamente es en el año 1897, que se funda la Escuela Nacional de Bellas Artes, lo que generó la prosperidad de esta expresión plástica. En ese momento de la historia se destacaron pintores de la talla de Ezequiel Jiménez Rojas, Wenceslao de la Guardia y Enrique Echandi.

Más adelante, en el siglo XX, surgieron artistas como Francisco Zúñiga, Teodorico Quirós, Francisco Amighetti, Rafa Fernández y Margarita Bertheau que supieron forjar una identidad propiamente costarricense valiéndose del aporte de las técnicas europeas que se habían heredado.
A partir de allí muchos otros lograron trascender y mostrar su arte más allá de las fronteras.
La nueva camada de creadores costarricenses está llena de vitalidad y fuerza; y en esta oportunidad, nos vamos a acercar al trabajo del dibujante y pintor Carlos Manuel Salazar Ramírez, nacido en el año 1954 y formado en la Casa del Artista, una reconocida escuela que comenzó su labor en la década del 40 y que a nuestro artista le sirvió de base para desarrollar su carrera.
Carlos más tarde profundizó sus estudios en Florencia, Italia y tras haber estado durante siete años recorriendo Europa, decidió regresar a su país natal. Desde allí, trabaja actualmente una obra que tiene algo de surrealismo y mucho de ilustración.






-¿Cómo se inició en el dibujo?
-Como casi todos los niños siempre me cautivo colorear o dibujar mis garabatos tanto que se convirtió en un problema pues en la escuela me la pasaba dibujando en vez de poner atención a las clases, más aun si eran de matemática. Así fui un mal estudiante pero popular entre mis compañeros pues me encargaban desde caballos, “Supermans” a mujeres desnudas (tenía mucha imaginación pues… que yo recuerde nunca las había visto en la realidad), eran otros tiempos y no había internet obviamente, todo esto, a cambio de invitaciones en la soda de helados, galletas o alguna otra golosina. A mis maestras y padres esto no les hacia ninguna gracia y consideraban que era una forma terrible de perder el tiempo… ¡Así que de estímulo nada!
  
-¿En serio?
-Sí. Pero una vez la escuela (que se llama “República de Argentina”) participo en un concurso infantil de pintura organizado por Japón y resulte premiado con 80 dólares, una fortuna para un niño. A partir de ahí gane un poco de tolerancia y respeto de parte de mi madre -ya saben, el pragmatismo femenino-. Más adelante, ya en la secundaria y una vez evidenciada mi inclinación de dibujante empedernido me apodaron "Picasso" y cuanto cartel o trabajo requería dibujo pues me lo encargaban. Me iba mal en las materias, apenas pasaba dejando los pelos en el alambre, pero era popular.



-¿En qué momento comienza a estudiar arte?
-Cuando entre a una academia llamada "La Casa del Artista". Allí recibí la orientación y el abc del dibujo y la pintura. Hubo una exposición anual con los alumnos destacados, se organizaba al final de año, y tuve mucho éxito ¡vendí todos mis trabajos! Por esa época descubrí a Dalí y mi primer periodo era marcadamente daliniano. Como me fue tan bien decidí montar mi taller y adquirí varios encargos importantes. Así realice tres obras murales que son mis mejores trabajos de juventud: "El Hombre, el Mar y la Muerte" “La Ladrillera la Uruca”, “Una alegoría de Limón, Angustias y esperanzas" y “La Agricultura”. 

-¿Cuándo se va a Europa?
-Luego de esto viajo becado a Europa a donde resido siete años y regreso a mi país adonde continúo mi quehacer hasta el presente. 

-¿Qué opina del arte contemporáneo?
-Me gustan todos los estilos, siempre y cuando sean abordados con calidad, honestidad y sentido. No soporto los impostores, ni los retóricos y creo que hoy por hoy ha regresado la pintura de autor que recoge todas las influencias y sintetiza todo lo recorrido a través de todos los periodos. Nunca se ha pintado tanto, ni con tanta calidad como en este nuevo Renacimiento. 

-¿Por qué será?
-Quizás como reacción a la tiranía y apropiación indebida de los espacios del arte por los farsantes y gurus del anti arte o como se denominan: “arte contemporáneo”. Hace mucho que han tocado fondo.




-¿Cómo es el ambiente artístico y cultural de Costa Rica?
-Costa Rica por ser un país civilista y único en el mundo adonde se eliminó el ejército hace muchos años. Le aposto entonces a la educación, hay muy buenas universidades, mejores curiosamente las públicas que las privadas. Esto hace que sea el país adonde por las condiciones, lo cultural ha florecido sin interrupciones. Incluso mucho artista centroamericano ha tenido que emigrar e intentar vivir del arte cosa imposible en sus conflictivos países. También desde los setentas recibimos a muchos chilenos y argentinos intelectuales que escapaban de las dictaduras de entonces y se integraron a las universidades y desarrollaron sus saberes entre nosotros. Todo eso hace que el tico sea amante de lo artístico. Ahora, si me preguntas del mercado, pues todos quisiéramos que se active más.

-¿Cómo se palpa desde allí el fenómeno del “arte contemporáneo”?
-El Arte contemporáneo ha sido cultivado por un sector bastante esnob representado y promovido por la fallecida promotora Virginia Pérez Ratón y su galería Teorética. También ha permeado la academia de Bellas Artes y algunos profesores son aun sus acólitos -aunque ahora van de salida-Pero su tendencia es fuerte en los ámbitos de poder del ministerio de cultura. Este género sigue a rajatabla los mismos parámetros de la Bienal de Venecia o la ART BASEL. Pero como ha sucedido en el resto del mundo ya no son esa élite intocable. Ya su maquillaje se les ha derretido y están en vías de desaparición. Han perdido el respeto y es evidente que sus ocurrencias causan más risa y burla que admiración. La crítica de arte mexicana Avelina Lesper ha contribuido a esto. Ella es dice en su cara lo que todos comentábamos hace mucho tiempo a escondidas. Ya no son vanguardia.




- Retomando su optimista frase: “Nunca se ha pintado tanto, ni con tanta calidad” ¿De verdad cree que se trata de un nuevo “Renacimiento”? 
-Cuando digo que nunca se ha pintado más ni mejor en el mundo con el retorno de la Figuración del siglo XXI, curiosamente esto no ha sido porque se esté vendiendo más, si no porque a pesar de estar deprimido el mercado en general, los figurativos con uñas y dientes y mucho talento y sacrificio personal lo están haciendo. Creo que poco a poco volverá a activarse el mercado que arruinaron precisamente los abanderados del arte contemporáneo que alejo al público y a los coleccionistas sinceros de las galerías y exposiciones con sus desaguisados ridículos y sus propuestas desangeladas. Este renacimiento es auto financiado por los propios artistas figurativos haciendo de tripas corazón y obras magnificas, las que están por ejemplo en el MEAM de Barcelona, pero es global.

-¿Cómo elije a los personajes que protagonizan sus pinturas?
-Todo el que se expresa a través de lo gráfico de alguna forma se auto retrata, y tanto es así que reconocemos los estilos ya sea en música, danza, pintura, cine, etc. cuando son auténticos. La autenticidad en la expresión artística es como la respiración natural para un organismo vivo, complejo y misterioso como somos todos, así que el primer personaje protagónico siempre, aunque no se "pinte", aunque esté ausente, siempre es el pintor.




-¿Y los otros?

-Los otros son sus actores que acomoda para plantear una escena simbólica que concilie sus dos mundos: el interno subjetivo y el externo "objetivo". Cuando se dibuja algo el dibujante debe observarlo y hasta que lo comprende y lo interioriza lo puede plasmar ya sea con detalles o con una simple insinuación, incluso con una abstracción. Pintar es explicarse el mundo, una causa retadora por imposible.

-Por eso hay tantas interpretaciones distintas para una misma pintura...
-Y todas son tan seductoras. Son diversas versiones del mundo; son los legados de los dedicados pintores, porque el arte -más allá del velo glamoroso que ha construido el mito y la leyenda- ha sido hecho por “bestias” con una capacidad de trabajo solo comparable al de las hormigas. Mentira que una obra así se hace por dinero, fama o por ego. Pensar eso es un error y una mirada superficial. El artista es un monje que al saber que va a morir decide: “De acuerdo, me muero. Pero antes ahí les dejo, para que no me olviden”. Y se apunta a esta Torre de Babel que es la arquitectura del Arte, una obra colectiva adonde si sos bueno y autentico, pones un ladrillito.



-La relación entre la vida y la muerte… la vida misma concentrada en un segundo ¿en general, sus sentimientos y emociones rondan estos temas? 
-A la realidad de la muerte el Arte la supera. Los grandes artistas, como los grandes pensadores son inmortales. Uno más que su cuerpo físico, es su cuerpo mental que es inabarcable. El Arte busca y reafirma siempre con sus valores lo trascendente transfigura el sentido de la vida por tanto puede cambiar el mundo. El Arte es el único producto legítimamente humano que producimos.



Sobre el artista


Carlos Salazar Ramírez es un artista plástico nacido en 1954 en la República de Costa Rica. En el año 1972 comienza sus estudios formales en la academia “Casa del Artista” donde se forma técnicamente bajo la dirección del dibujante Esteban Nylas y el pintor Ricardo Morales. Muy rápido se independiza y realiza exposiciones y distintos murales por encargo para instituciones y empresas privadas en su pais.
Viaja a continuar estudios a Florencia, con una beca otorgada por Italia, entonces de 1975 a 1982 permanece en Europa. Abandona poco tiempo después la academia y apuesta por la experiencia vivencial de viajar formándose por sí mismo visitando museos y haciendo su vida apoyado en los típicos retratos de artista viajero y pequeñas obras por encargo, aprendiendo lenguas y costumbres, observando, conociendo por dentro a la vieja Europa.
La odisea de siete años luego da sustento y abundante material a su propuesta y posición filosófica y plástica.
Hasta el presente ha participado en Salones Colectivos y Bienales, ferias y eventos culturales y populares.
Sus obras se encuentran en colecciones privadas dentro y fuera del país.

Contacto:


7 comentarios:

  1. Excelente entrevista. felicitaciones al pintor. Me encantó esta parte de la entrevista: "No soporto los impostores, ni los retóricos y creo que hoy por hoy ha regresado la pintura de autor que recoge todas las influencias y sintetiza todo lo recorrido a través de todos los periodos. Nunca se ha pintado tanto, ni con tanta calidad como en este nuevo Renacimiento.

    -¿Por qué será?

    -Quizás como reacción a la tiranía y apropiación indebida de los espacios del arte por los farsantes y gurus del anti arte o como se denominan: “arte contemporáneo”. Hace mucho que han tocado fondo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Camila por el trabajo de difusión que haces. Otro artista inmenso de nuestra América linda y generosa. Saludos para ambos. Ana María de Rosario

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Camila, esta muy buena !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos ¿no estás usando tu cuenta de facebook? te escribí por ahí. Me avisas de cualquier cosita ¿si? Saludos!

      Eliminar
  4. Felicitaciones mi estimado colega Carlos ..y a Camila por tu entrevista

    ResponderEliminar
  5. !Excelente! Esto es lo que ocupamos : !Mucho arte y menos fútbol!

    ResponderEliminar