También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 1 de marzo de 2016

Gisela Banzer: "El realismo no permite engaños"


Fiel exponente del realismo contemporáneo, la pintora argentina Gisela Banzer se refiere al trabajo pictórico que integra “Circo Mitológico”.

Por Camila Reveco
Periodista cultural con especialidad en artes plásticas
camilareveco.mza@gmail.com
Argentina

“Desde que empecé a dibujar, cuando era muy chica, sentí una gran atracción por los detalles y la nitidez en la imagen. El estilo realista es inherente a la concepción de mis obras, me ayuda a darle clima a la escena, carácter a los personajes y cierto viso de realidad a lo irreal”, explica la artista plástica argentina Gisela Banzer (La Plata, 1964)

La suya es una obra plagada de imaginación en donde los protagonistas son los animales. El trabajo de la artista parece perfectamente diseñado y sus partes funcionan en un magnífico conjunto; fluye naturalmente hasta su conclusión, moldeado de tal forma que se sostiene por sí solo.

La experiencia estética que ofrece Bnazer se convierte para el espectador en el contexto total, un fin en sí mismo. 

En la nota no sólo nos referimos a “Circo Mitológico”, la pintora nos compartió sus impresiones sobre el escenario artístico y el rol de la mujer en la pintura; sin dejar de lado lo que nos dijo en el marco de la muestra colectiva “Realismo Argentino” de la que forma parte en Colección Alvear de Zurbarán. 



-¿De qué se trata “Circo Mitológico”? 

-“Circo Mitológico” es un mundo imaginario donde los animales son las estrellas. A veces se humanizan e interactúan con el hombre como un par. Es mi manera de reivindicarlos del maltrato y la depredación a la que han sido sometidos. Esta serie comenzó recreando momentos de la vida del circo y las ferias y luego se extendió a la temática de la extinción de especies argentinas autóctonas y alóctonas. Es así como los animales humanizados aparecen en lugares donde otrora fueran sus dominios. En forma de espíritus, en antiguos edificios como el “matadero de Salliqueló”, de Francisco Salamone, en “La cancha de bochas” del desierto Ischigualasto, o a punto de partir en una arca aerostática en busca de tierras para su salvación.





-¿Cuáles son sus influencias y objetivos pictóricos? 

-Me siento atraída por la estética eduardiana de principios de siglo xx, en la composición utilizo material fotográfico de archivo. Necesito mucho detalle para pintar mis cuadros, e intento conseguir que mis pinturas tengan una atmósfera como las de las fotos antiguas en sepia o coloreadas a mano. El barón Adolph de Meyer, Frederick f. Glasier, Georges Méliès, Foulsham and Banfield, Alfred Cheney Johnston son algunos de los artistas representativos que ilustran en imágenes esa extraña y fantástica época.



-¿Cuándo “descubrió” que tenía facilidad para el dibujo?

Desde que era muy chica, tres o cuatro años de edad, me pasaba horas dibujando. Siempre tuve facilidad para el dibujo, era detallista y meticulosa, como ahora... Me inicié de manera autodidacta y luego incorporé el dibujo técnico, -perspectiva y sombras-, más otros conocimientos en la Facultad de Bellas Artes de La Plata. 

-¿Qué opina sobre el lugar que ocupa hoy el realismo y por qué eligió este estilo para expresarse?

-El realismo necesita revalorizarse en algunos ámbitos. Las galerías son más conscientes de esto, por ser un tipo de pintura buscado en el circuito comercial. En los salones y convocatorias de arte de Argentina, la mirada generalmente está puesta en otros estilos. Como todo es cíclico, confío en que haya una vuelta a la valoración del oficio en la pintura. 
"El realismo no permite engaños, hay que saber dibujar, pintar y dedicarle tiempo. La Argentina afortunadamente tiene muchos artistas referentes. Mi elección tiene que ver con el desafío que implica pintar cada cuadro".  
Representar pelos, botones, pasto, agua, lentejuelas, tul, un iris, etc. necesita de cierta pericia técnica y dedicación para arribar a un buen resultado. Parte de mi disfrute reside en eso.





-El escenario artístico está plagado de propuestas alejadas de la pintura -como el happening, la instalación, la performance o el ready-made- ¿Qué opinión le merecen estas tendencias que parecen estar de moda?

-En la actualidad son muchísimas las disciplinas artísticas que conforman el universo del arte. Lo positivo es la búsqueda. Me parece importante poder salirse de caja, para pensar el arte en otras dimensiones. 


"Lo negativo es el “esnobismo” de ciertos grupos que apuestan a un arte contemporáneo carente de conexión con la gente, de factoría pobre y poco vuelo". 

Pero esto no tiene que ver en sí con ninguna disciplina en particular. Puede pasar incluso en la pintura.









- Son muy pocas las mujeres que pintan en relación a la cantidad de hombres ¿Por qué será?

-Creo que en la actualidad hay muchas mujeres que pintan. Pero todavía no hay paridad con el hombre, en lo que se refiere a la trascendencia. Quizás tiene que ver con las características de la mujer (multi-tarea) y el tiempo de dedicación que se le puede dar a éste trabajo. El hombre se posterga mucho menos en lo laboral. Sumado a que en el ámbito del arte, todavía hay resabios de cierta misoginia, no son muchas las mujeres que pueden cotizar bien sus obras como lo hacen muchos artistas varones. 




-Por último, si tuviera que elegir sólo una pintura que le cause profunda admiración, ¿cuál elegiría y por qué?


La pintura elegida de Gisela Banzer

-"La gran odalisca" (1814) de J. Auguste Dominic Ingres. Este cuadro reúne un poco de todo lo que admiro en la pintura. Ingres pinta el desnudo de una forma poco académica, fue duramente criticado por sus contemporáneos. Utiliza ciertas deformidades como un efecto, que hace que sus imágenes rompan con los cánones de la época y tengan su sello. El tratamiento de las luces y las sombras, los detalles y la sensualidad en el volumen, hablan de una búsqueda de la perfección en la belleza. Ingres conjuga en su pintura el renacimiento y el flamenco con un toque de modernidad. Soy ferviente admiradora de la pintura flamenca, Brueguel y El Bosco (Hieronymus Bosch) en especial, mi segunda pintura favorita es “El jardín de las delicias”.











Sobre la pintora:



Gisela Banzer es Diseñadora en Comunicación Visual y artista plástica. Nació en La Plata, Buenos Aires en 1964. 

Contacto:
Facebook: www.facebook.com/gisela.banzer



Premios:

-2014 Mención. XVIII Salón Nacional de Arte Sacro.

-Primer Premio. I Salón Nacional de Pintura "La Boca, cuna de arte y Pasión Xeneize".

-Primer Premio. 5to Salón Prov. de Pintura del CPA de Bs. As.

-Primer Premio de Dibujo “Salón Molina Campos”. 

-2015 Segundo Premio. VI Salón Provincial Pintura Pettoruti.

-Segundo Premio. Salón Mi Provincia, mis raíces / Pintura 2015. Museo Prov. Pettoruti.

-Primer Premio. XIV Salón Pequeño Formato. La Pampa. Gral. Pico

Salones y exposiciones:

-2012 3er Salón Provincial de Pintura del CPA de Bs. As. 

-2013 4to Salón Provincial de Pintura del del CPA de Bs. As.

-V Salón de Pintura Petorutti 2013 - Mumart - La Plata. 

-2014 LIX Salón de Artes Plásticas “Manuel Belgrano” 2014. 

-Premio de Dibujo Fundación Banco Ciudad, edición 2014 Troilo/Cortázar. C. C. Recoleta.

-2015 XIX Salón Nac. de Arte Sacro (Primer Premio del Público).

-Salón Premio Banco Provincia / Pintura 2015. Fundación Banco Provincia.

-LX Salón de Artes Plásticas “Manuel Belgrano” 2015. Museo Eduardo Sívori.

-2016 Muestra colectiva “REALISMO ARGENTINO”. Colección Alvear. Zurbarán.




La artista en el Centro Cultural Recoleta de Buenos Aires

No hay comentarios:

Publicar un comentario