También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 24 de junio de 2015

Neuquén Contemporáneo 2015: Rodrigo Alonso, el curador que se comió una estrella


Rodrigo Alonso junto al director de MNBA, Oscar Smoljan 

Hace varios meses, artistas neuquinos y rionegrinos esperan una respuesta por parte Rodrigo Alonso, contratado por el Museo Nacional de Bellas Artes de la provincia de Neuquén, como curador de este evento. Le respondió a la prensa con insultos. 

Por Camila Reveco
Periodista cultural con especialidad artes plásticas 


camilareveco.mza@gmail.com 
Argentina


LA PREGUNTA QUÉ LE HICIMOS A ALONSO EN SU MURO DE FACEBOOK: 

Señor Alonso ¿por qué mantiene en la incertidumbre total a los artistas que quieren participar del "Neuquén Contemporáneo 2015" y no contesta sus reclamos?, le preguntó quien suscribe al curador en su cuenta de Facebook 

LA RESPUESTA QUE NOS DIO POR PRIVADO: 

“Oíme idiota ¿Qué querés lograr el mensaje que pusiste en mi Facebook? Si no entendés nada de arte mejor preocupate por estudiar y formarte. O dedícate a otra cosa. No hagas el ridículo haciendo alarde de tu ignorancia. Suerte en tu próxima vida”. 



Así se expresó Rodrigo Alonso, el curador que se comió una estrella cuando le hice saber del malestar que tienen muchos artistas de la provincia de Neuquén y la región del Alto Valle de Río Negro, que se postularon para participar del evento “Neuquén Contemporáneo 2015” y que están a la deriva; sin saber si quedarán o no seleccionados para participar. 

Es de suponer que un profesional amante del arte convoca a artistas y sus obras porque le apasiona el tema. Entonces, ¿por qué ignorar a la gente con la que trabaja? Lo que se espera de este señor es que conteste los mails o el teléfono y que resuelva las dudas de los artistas pero que no la juegue de “estrella” porque, en todo caso, dentro de éste circuito las verdaderas "estrellas" son en todo caso, los artistas y no los curadores, que viven de ellos. 

Oscar Smoljan, director del Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén (MNBA) convocó a Rodrigo Alonso por considerarlo un curador influyente de nuestro ámbito artístico. Se lo contrató para que estableciera un dialogo creativo con el artista y asumió ese compromiso en noviembre del año pasado; cuando visitó la ciudad de Neuquén y estuvo junto a funcionarios públicos ofreciendo una conferencia de prensa y sacándose fotos para los diarios locales. Pasaron siete meses y no hay novedades. 

Si este curador tiene motivos que justifiquen su “desaparición”, debe saber que es necesario responderle a la prensa, que en este caso, está manifestándole el reclamo de los artistas. De hecho, en su cuenta de Facebook no existe ni una sola mención de que ha asumido esta responsabilidad con la comunidad artística de Neuquén y Río Negro, que se merece el mismo trato que cualquier otra feria de arte en el mundo. 

La actitud que Rodrigo Alonso ha tenido con cientos de creadores patagónicos pone en evidencia la arrogancia con la que se desenvuelven estas personas inventadas por la maquinaria del llamado "Arte Contemporáneo". 

Me pregunto: 

¿Los artistas de renombre, esos que cotizan en millones y que participan de las prestigiosas bienales internacionales... estarán acostumbrados a que Alonso los trate de la misma forma?

Las palabras con las que eligió expresarse delatan su autoritarismo y prepotencia ¿se desenvolverá con los mismos criterios a la hora de seleccionar proyectos y escribir sus ingeniosos discursos curatoriales? 

Si a Rodrigo Alonso se le paga con fondos públicos para darle un sustento intelectual a los proyectos de nuestro “Neuquén Contemporáneo 2015” y a otros; que comience a manejarse de forma respetuosa.

No se olvide: sin los artistas usted no existiría. 

El curador

Por último comparto la acertada definición de "curador" de la crítica de arte mexicana Avelina Lésper: 

El curador es un vendedor, un publicista, un dictador y es, al final, el verdadero creador de la obra. Las exposiciones no son anunciadas con el nombre del artista, lo principal es el nombre del curador. El curador vende la idea de su colectiva, decide qué artistas van en la exposición y con su texto inventa los valores subjetivos e invisibles de su producto, es decir, los artistas y sus obras. El curador le dicta al artista lo que tiene que hacer, lo que significa y decide el valor que tiene en la exposición. Como todos son artistas, todos debieran ser curadores, pero no es así. Éstos y los teóricos son los entes pensantes de la obra. El artista es sustituible, el curador, como los dictadores, no lo es. Al dar sentido a la reunión de objetos y llevarlos al recinto expositivo el curador es el artífice real de la obra. Desháganse de los artistas. Para poner una piedra con una patineta rota o una tina de aceite quemado en el museo basta un curador, no se requiere a nadie más.


1 comentario:

  1. Bien Camila, pero cuidado. Te estás enfrentando al Sistema que ha hecho del arte un comercio para estúpidos con plata. Y ya se sabe, poderoso señor es Don Dinero.

    ResponderEliminar